Caballeros, héroes y dulzainas

Miles de personas participan en la primera gran jornada del Fin de Semana Cidiano, que esta mañana ha contado con el tradicional desfile de caballeros

La artesanía, los espectáculos y la música invaden el centro histórico

Caballeros, héroes y dulzainas
Decenas de caballeros recorrieron las calles de Burgos. GIT

“De sus ojos fuertemente llorando, de un lado a otro volvía la cabeza mirándolos; vio las puertas abiertas y contrapuertas sin andados, la perchas vacías, sin pieles y sin mantos; y sin halcones y sin azores ya pelechados. Suspiró Mio Cid, se sentía muy preocupado, habló Mio Cid sumamente mesurado”.

El mito, la realidad, la historia y la tradición. Cuatro ingredientes fundamentales para entender la figura del Cid y el reclamo perfecto para montar una fiesta. Una algarabía de medievo impostado con un trasfondo económico y turístico, pero de gran agrado a orillas del Arlanzón. Y es que, todo lo que tenga que ver con el Campeador, gusta, y mucho.

Miles de personas se han echado a las calles hoy para disfrutar del Fin de Semana Cidiano. El tiempo acompaña y las actividades no faltan. Caballeros y sus damas, bailes y dulzainas. Herreros, juglares, artesanos y rufianes. El Cid, Jimena y su séquito a la diestra. El Espolón, Fernán González, la calle San Juan o el puente San Pablo están siendo durante esta jornada festiva un maremágnum humano. La gente se agolpa en los puestos del mercado medieval y disfruta de los talleres, los espectáculos y las actividades lúdicas.

Pero sin duda, el gran protagonista de la jornada ha sido el ya tradicional desfile medieval. Cientos de personas, pertrechados con jubones, capas, cofias, cotas de malla, calzas, guanteletes, armaduras, blasones y demás parafernalia han recorrido las calles de la ciudad entre los aplausos, la admiración y las sonrisas de miles de curiosos. La comitiva, que ha arrancado a mediodía desde el Solar del Cid -dónde sino-, ha discurrido por Fernán Gónzález, Avellanos, San Juan, La Puebla y el Espolón, donde se ha dado un baño de multitudes.

Al final del trayecto, a los pies del Arco de Santa María, ha habido baile de banderas, paseo triunfal y música. También ha habido pregón oficial, este año a cargo de Andrea Bronston, hija del productor de la película El Cid, Samuel Bronston, que ha querido recordar la figura de su padre y los vínculos con esta tierra.

Actividades para todos

Mientras tanto, los más pequeños de la casa disfrutaban de los juegos y los paseos en pony organizados a orillas del Arlanzón, donde se ha levantado una suerte de campamento un tanto siniestro en el que no faltan cámaras y herramientas de tortura. Pero no se preocupen, son de pega. Al menos casi todas.

¿Y ya está? Ni de broma. Cierto es que las de esta mañana han sido quizá las actividades más multitudinarias, pero no serán ni las últimas ni, en cierto sentido, las más espectaculares. Por delante aún queda la celebración de los torneos medievales, el circo o el desfile nocturno con antorchas. Así que si salen a la calle esta noche, no se asusten. No han viajado en el tiempo. Lo podrán saber por los smartphones.